Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Indy 500’

No sé ustedes pero yo espero con ansias Rush… y ¿por qué negarlo?, Turbo, la historia de un caracolito obsesionado con la velocidad que logra vencer sus limitaciones y participar en las 500 Millas de Indianápolis.

Seguro que encuentro gente que piense que Randy Barnard, el ex director de IndyCar, hizo un buen o un mal trabajo en su cargo. Lo que no deja de ser cierto es que fue él –a través de la recientemente cerrada oficina de la Serie en Los Ángeles- quien convencido de que había que llegar a un público masivo y conquistar nuevos fans, se lanzó a coquetearle –y conquistar- a DreamWorks Animation.

La película es dirigida por David Soren, cuenta con la asesoría de IndyCar y en particular de Dario Franchitti.

Les dejo el tráiler de la película. ¡Qué lo disfruten!

Read Full Post »

Por: Niky Pauli.

A veces, no porque el tiempo pase las ideas están más claras. Las últimas 24 horas he sentido que camino en una nube. No es la primera vez que asisto a un accidente con consecuencias fatales. Desafortunadamente, en este trabajo (o debo decir, ¿en esta vida?) forma parte de lo que pareciera ser inevitable. Es cierto que con el tiempo se ha incrementado la seguridad de los autos, las pistas y de todo cuanto rodea a los pilotos. Y han disminuido las muertes en las carreras. Pero como dijo en su momento François Cevert: “Nosotros, todos sabemos, cada uno de nosotros, que la muerte está en nuestros contratos”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Saberlo, no hace que sea menos doloroso enfrentarlo. Y recordar estadísticas o buscar culpables, ni cuenta la historia de la persona que lloras, ni la devuelve a la vida. (más…)

Read Full Post »

Opino que todo ser humano puede alcanzar la meta por la cual se afana. También creo que todo el que ambiciona hacer algo determinado termina por hacerlo, por muchos rodeos que haya que dar para lograrlo” ~ Rudolf Caracciola.

Era de noche. Mi primera visita al famoso Speedway de Indiana. Desde donde estaba podía oír las voces de la gente, los sonidos de la fiesta en un área más bien central en la pista. La Luna iluminaba filas de asientos vacíos. Todo tenía un aspecto fantasmal. Me fui alejando del edificio del museo. Pese a la oscuridad no sentía miedo. Tampoco sentía soledad. Era como si aquel lugar estuviese repleto de presencias no físicas que se alegraban con la visita.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Caminé un rato y me paré al borde de la curva 2. Y allí, en ese momento, en ese lugar, pensé nuevamente en Rudolf Caracciola, piloto alemán de la preguerra que de haber existido entonces el Campeonato Mundial de Fórmula Uno hubiese sido campeón… Acababa de ver en el museo muchos de sus trofeos. No entendía qué hacían allí… (más…)

Read Full Post »

Looking for this info in English? Please visit: Media Racing English

Si usted es aficionado a las carreras y yo digo “seis ruedas”, probablemente pensará en el Tyrrell P34. Por supuesto, como quizás sepa, ese fantástico auto de seis ruedas no fue el único en su estilo en la historia del automovilismo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De hecho, hubo un auto de seis ruedas en la Indy 500 de 1948. Fue llamado “Pat Clancy Special” y en carrera lo manejó Billy DeVore. Se trataba de un 4WD con doble eje posterior. Era realmente rápido en línea recta pero muy difícil de controlar en las curvas del Speedway.

El señor Clancy era un expiloto de carreras dirt track que se había convertido en dueño de una línea de camiones y aparentemente la idea de poner ruedas adicionales se le ocurrió a uno de sus choferes. El auto clasificó en la vigésima posición y terminó la Indy 500 en duodécimo lugar. El chasis era un Kurtis y el motor un Offenhauser.

Al año siguiente, el novato Jackie Holmes clasificó el auto en la décimo séptima posición de la Indy 500 pero en carrera le sacaron bandera negra por no mantener una velocidad segura.

Read Full Post »

Looking for this info in English? Please visit: Media Racing English

La seguridad era una preocupación, de modo que el Speedway instaló sus primeras luces de aviso, verdes y amarillas, alrededor de la pista y además hizo que fuese obligatorio el uso de los cascos. Sin embargo, la vida era dura en la “yarda de ladrillos”, no sólo para los pilotos sino también para los mecánicos que les acompañaban en los autos durante las carreras.   

“Todos los pilotos y mecánicos sueñan con ir a Indianápolis, más aún, con participar. Yo fui muy afortunado. Voy una vez y la gano”, comentó alguna vez Jimmy Dunham el mecánico que acompañó a Kelly Petillo a la victoria en la Indy 500 de 1935.

Y de algún modo, fue un milagro. Dunham pasaba por el taller donde Petillo y sus amigos construían el auto para la Indy 500. Los vio e inmediatamente ofreció su ayuda. Acabó siendo el mecánico de abordo. (más…)

Read Full Post »

Looking for this info in English? Please visit: Media Racing English

Tras la Primera Guerra Mundial las carreras regresaron a las pistas. En 1919 la Indy 500 se llamó “Liberty Sweepstakes”, se celebró el fin del conflicto bélico y se homenajeó al As de la aviación, Eddie Rickenbacker.

La carrera fue ganada por el piloto estadounidense Howdy Wilcox –el primer estadounidense en ganar desde que lo hiciera Joe Dawson en 1912- y por primera vez hubo 33 autos en la parrilla de largada.

Ya en 1911, después de la primera Indy 500, la American Automobile Association (AAA) estableció una fórmula según la cual el número máximo de autos por evento sería uno cada 400 pies, usando como base la longitud total de la pista. De acuerdo a ese cálculo, el Speedway podía contar con 33 autos en la arrancada.

Sin embargo, por una razón u otra, eso nunca ocurrió hasta 1919… Y no volvió a suceder hasta 1934. Desde entonces, con excepción de 1947, 1979 y 1997, siempre ha habido 33 clasificados en las 500 millas de Indianápolis.

Read Full Post »

En 1916 la Indy 500 fue la Indy 300. Los fabricantes se retiraban debido a la participación cada vez mayor de Estados Unidos en las operaciones militares que se desarrollaban en territorio europeo a causa de la Primera Guerra Mundial, y los organizadores de la carrera decidieron acortar la distancia total, entre otras cosas porque según cuentan, no había suficientes repuestos.

La carrera se disputó el martes 30 de mayo y fue ganada por Darío Resta al volante de un Peugeot. Ha sido la única Indy 500 programada sobre una distancia de 300 millas. La carrera contó con 21 inscritos y de acuerdo a algunas fuentes, siete autos fueron presentados por el Speewday o sus dueños, para garantizar un buen número de participantes.

Eddie Rickenbacker  fue uno de los corredores. Esta fue su cuarta y última Indy 500. Poco después de la carrera Rickenbacker partiría hacia Europa donde se convertiría en As de la aviación en la Primera Guerra Mundial y años más tarde sería uno de los dueños del Indianápolis Motor Speedway (1927-1945).

Read Full Post »

Los precios del combustible siempre parecen preocuparnos. Bueno, quizás estoy exagerando. No siempre, pero si hay algo cierto es que la innovación ha sido una constante en el automovilismo.

Tras su triunfo en la primera Indy 500, en 1911, Ray Harroun se retiró (Mejor dicho, volvió al retiro como piloto) y continuó su camino como ingeniero. En 1914 estuvo a cargo del equipo Maxwell y desarrolló un carburador especial que permitía que sus autos corrieran con querosén.

El Maxwell hizo toda la Indy 500 y acabó en noveno lugar usando sólo 30 galones de querosén. Considerando que en aquellos días el precio era de seis centavos por galón, su carrera fue bastante barata: ¡US$1.80 por todo el combustible usado!

Read Full Post »

Ya el año anterior habían competido autos no estadounidenses. Sin embargo, en 1913 la Indy 500 contó con varios autos y pilotos extranjeros y al final la carrera fue ganada por el francés Jules Goux, de Peugeot.

Aparentemente aquello de: “No beba y conduzca”, no aplicaba en aquel entonces porque Monsieur Goux pasó la Indy 500 compartiendo champaña con su mecánico de abordo… ¡durante la carrera! De hecho, según el vídeo adjunto, se tomaron más de una botella.

Goux hizo seis paradas en pits y en cada una bebía un poco de champaña. Al término de la carrera dijo que no habría podido ganar sin aquel “refresco”…

Read Full Post »

Hasta ahora hemos mencionado a casi todos los protagonistas de aquella primera Indy 500, pero poco hemos mencionado al originalmente llamado “The Yellow Jacket”, el famoso Marmon con el que Ray Harroun ganó la carrera. 

Harroun era piloto a medio tiempo y su principal ocupación era como ingeniero de la Marmon Motor Car Company, una empresa dedicada a la fabricación de autos de pasajeros que llegó a construir unos 250 mil entre 1903 y 1933, de los que aún existen unos 350. Fue él, quien diseñó el Marmon Wasp (insecto), así llamado por sus colores amarillo y negro, y por su cola que acababa en punta y que parecía un aguijón. Se dice que lo llamaron así desde su debut en una carrera en Atlanta (1910). 

Por aquellos días los autos de carrera llevaban dos personas a bordo, el piloto y el mecánico, cuya función incluía informar quiénes venían detrás, por dónde pretendían adelantar, etc. Convencido de las ventajas de ahorrar peso, Harroun diseñó un auto para un solo pasajero: el piloto. 

Cuando otros corredores protestaron su idea de correr en solitario asegurando que era peligroso, Harroun se inventó el espejo retrovisor. Y hasta donde sé, Harroun (y yo diría que su “relief driver”, Cyrus Patschke) aún mantiene un record: Nadie ha ganado la Indy 500 arrancando desde la posición 28 (o más atrás), excepto él.

Read Full Post »

Older Posts »